El Parlante

Doña Marcela, la cucha de la droguería no veía con buenos ojos que su hija, La flaca, estuviera de novia del Pálido. Es que aquel individuo, además de flaco y narizón tenía fama de mariguanero y vago. El Pálido estudiaba en la nocturna con una parranda de gamines que habían echado de todos los colegios. Se la pasaban jugando micro en La Plaza o emborrachándose en La Viña o empeñando chaquetas y cadenas de oro donde el viejo Reyes. La Flaca y el Pálido eran novios desde que él, sin ser invitado llegó a la fiesta de Quince años de ella. Y así, entre merengues de los Hermanos Rosario y vacas para comprar una garrafa de Néctar fue que nació esta corta relación. Doña Marcela odiaba al Pálido con toda la razón, así que decidió pagarle al Parlante, un malandro del barrio, 20 lucas para que lo apuñalara y se alejara por fin de su hija. El Parlante tenía la típica voz de calle; ronca, gruesa y apta para cuidar carros o vender aguacates. A pesar de vivir en el barrio, El Parlante, era el culpable de varias pérdidas de plata, televisores y uno que otro cilindro de gas. Inspiraba terror a muchos con su cara congestionada y su voz de ultratumba. Los veinte mil pesos fueron pagados por adelantado. Una fortuna en los noventa. Pero doña Marcela no tuvo en cuenta los entretejidos sociales de Suba. Resulta que El Salpullido, sobrino del Parlante, era un buen amigo del Pálido, y por ello le avisó que su tío lo iba a chuzar, pero que a cambio de tres polas y un porro de grandes dimensiones desistiría del asunto. Y así terminó la cosa. Una borrachera, una traba y un tercio de tres bandas en los billares de don Alfonso. Doña Marcela rabona, con veinte mil menos y dos nuevos enemigos en el barrio.

 

9 comentarios de “El Parlante”

  1. No sabia eso,lo de la puñalada que le mandaron a dar. Dios mío, en que andaba UD..
    Tampoco sé cuál era la flaca..
    Una de ojos verdes ?
    Está chévere el relato..
    Siga escribiendo..

    1. Hola, gracias por leer. No recuerdo si tenía ojos verdes, pero todos los cuentos son mezcla de hechos reales y ficción literaria. Un saludo inmenso. Este viernes subo otro Relato Ñero.

  2. Recordar es vivir… Mi cara sonríe al leer tus relatos y trae a mi mente muchos recuerdos y personajes del barrio que aun existen, Gracias.

  3. Viví en el City, esas historias me llenan de nostalgia y los protagonistas los recuerdo.
    Felicitaciones y muchonppr contar de este barrio..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *